No creo en los fichajes presidencialistas. El fútbol moderno se ha convertido en un mercado donde se intenta comprar la ilusión de la afición con fichajes mediáticos. Tampoco puedo apoyar el mensaje que envía el club en este momento de la temporada. Nadie puede negar que el Espanyol de Rubi se encuentra en su peor momento de fútbol y resultados.

Hasta ahora, lo poco que sabemos de Wu Lei es que mete muchos goles en China, que tiene un sueldo galáctico y que las acciones de Chen han incrementado su valor. Sin embargo, su adaptación al fútbol europeo, una posible lesión en el hombro y su físico menudo son toda una incógnita para un equipo que necesita rendimiento inmediato.

El club ha publicado un vídeo editado con sus mejores goles, pero solo pensar en las veces que Rufete ha ido a China para verlo jugar en directo o preguntarle a Rubi en qué posición encaja este futbolista hace que este fichaje suene a cuento chino.

Wu Lei fue presentado este martes en el RCDE Stadium

Estos son los síntomas del fútbol moderno, fichar jugadores de China o Arabia Saudí favorece los intereses de Tebas y La Liga. Tristemente equipos como el Espanyol han entrado en esa espiral donde los aficionados cuentan poco y los que dirigen el club solo buscan vender camisetas y contentar a los patrocinadores. Un ejemplo muy claro, mientras la asistencia al estadio cada vez es menor, el número de visitas a la página web aumenta.

De momento Wu Lei ocupa una plaza de extracomunitario, motivo por el que el Espanyol tuvo que rechazar el fichaje del mexicano Diego Reyes. De nuevo, el valor publicitario por encima del interés deportivo ha privado al equipo de reforzarse en defensa. Una posición mermada por las lesiones y donde los canteranos como Lluís López o Pedrosa se ven expuestos y en ocasiones señalados.

El bueno de Rubi como hombre de club aceptará que no se haga un esfuerzo para cumplir con su única petición: un medio centro defensivo. El equipo necesita madurez para afrontar el tramo clave de la temporada y la cantera no puede tirar de un carro del que muchos futbolistas con grandes salarios en la plantilla ya se han bajado.

La realidad es que el equipo afronta el partido más ilusionante de la temporada sin Wu Lei y con la mirada más puesta en China que en el Villamarín. Además, poco se habla de que el equipo está a solo 3 puntos del descanso y los próximos dos partidos de Liga pueden ser determinantes. Seré el primero que cante los goles de Wu Lei, pero echo de menos el fútbol de antes, donde las previas de unas posibles semifinales de Copa alimentaban los sueños de los aficionados pericos.

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol

Compartir