La última vez que el Espanyol jugó la Copa de la UEFA, los de Ernesto Valverde no perdieron ni uno de los quince encuentros disputados. De hecho, estadísticamente no perdieron ni la final ya que al término de los noventa minutos el resultado era un empate. Un empate que se convirtió en empate al término de la prórroga y que acabó con una tanda de penaltis, igual que en la temporada 1987/88. En esta ocasión el Sevilla fue el verdugo del Espanyol y Marc Torrejón (Mataró, 18/02/1986) fue el encargado de lanzar el penalti que decantó por desgracia la balanza en favor de los hispalenses. Hemos podido hablar con el defensa del Unión Berlín en un día tan especial como hoy y esto es lo que nos ha contado.

Debutaste con el Espanyol en competición europea en Eslovaquia, en la ida de la tercera ronda de la Copa de la UEFA contra el Artmedia Bratislava. ¿Como recuerdas el debut?

Si, recuerdo ese partido con mucha ilusión, tenía muchas ganas de debutar y de realizar un buen partido con el Espanyol.

Debutaste muy joven, con veinte años y cinco meses. Esto hizo que te convirtieras en el sexto jugador más joven de la historia del Espanyol en jugar un partido de la Copa de la UEFA, nada mal, ¿eh?

Pues la verdad es que no tenía ni idea de esta estadística. El Espanyol siempre se ha caracterizado por sacar jugadores de la cantera y espero que este listado siga creciendo.

• Esa temporada (2006/07) hicisteis una competición impecable y al final se perdió la final después de prórroga y penaltis, ¿es difícil de asimilar una derrota así?

Por suerte no fue demasiado difícil de asimilar, la afición nos supo recompensar todo aquel esfuerzo realizado y siempre estuvo al lado del equipo. Aunque no sea suficiente, podemos decir que el Espanyol fue el campeón moral de esa edición.

Además, para más inri tu fallaste el penalti decisivo. ¿Qué recuerdas de esos momentos?

Recuerdo que en el camino a los once metros me crucé con Antonio Puerta que venía de marcar su gol, y que un a vez Andrés Palop paró el penalti, los primeros que vinieron a levantarme y darme ánimos fueron Rufete y el médico.

Marc Torrejón tras fallar el penalti el decisivo penalti en Glasgow

¿Te costó dormir los días posteriores pensando en el fatídico penalti?

No. No porqué no me afectara, si no porqué me preguntaron y dije que si quería tirarlo. Otros optaron por decir que no querían tirarlo.

¿Como se vivió en el vestuario los días posteriores a la final?

La verdad es que no lo recuerdo mucho. Perder esa final fue un palo, pero lo superamos.

Y después de todo, llegáis a Barcelona y centenares de personas os reciben como auténticos ganadores. ¿Os esperabais ese recibimiento?

Eso fue lo mejor. Toda esa gente en Montjuïc agradeciéndonos lo que hicimos en ese torneo, en esa final, fue el mejor recuerdo que podemos tener de esa final.

¿Seguirás el jueves el debut del Espanyol en esta Europa League?

Si, seguro que si lo seguiré.

¿Qué esperas que pueda conseguir este Espanyol de David Gallego en Europa?

Personalmente creo que no se tendría que imponer ningún objetivo. Hay que salir a disfrutar de la competición, es muy bonita, y hacerlo sin presión alguna; cuándo se hace eso, es cuándo mejor salen las cosas.