El RCD Espanyol tratará de evitar otra cuesta de enero como la del año pasado (2016) en la que, entrenado por el rumano Constantin Galca, sufrió cinco derrotas, dos empates y ninguna victoria a favor.

Esta temporada, de momento, suma un empate (1-1, Real Sociedad) y una derrota (2-1, el pasado domingo en Mestalla), a expensas de los dos partidos en casa (Granada y Sevilla) que quedan por disputarse en este mes de enero.

Cuatro partidos sin ganar

El conjunto periquito lleva ya 4 jornadas sin ganar en liga, y se situa ya muy lejos de esa racha triunfal de 9 partidos invicto en la competición doméstica. Pero lo peor no es la mala racha en la puntuación, lo peor es que el equipo parece no tener fondo de armario ante las bajas de jugadores importantes de la plantilla.

En Mestalla se pudo ver a un equipo débil, descompensado e inoperante en ataque: los pericos solo tiraron dos veces entre palos en todo el partido, uno de ellos de Álvaro Vázquez en el 35 del primer acto y el segundo el gol de David López.

Calendario exigente

Este sábado a las 13 horas la plantilla espanyolista tiene una prueba de oro para alejar todos los fantasmas del pasado y empezar a encarar un calendario de auténtico vértigo. Los partidos que llegan a continuación marcarán la dirección del equipo de Quique.

Para empezar llegará al RCDE Stadium el Sevilla de Jorge Sampaoli, la autentica revelación de la Liga Santander y, por el momento, un claro candidato a pelear por el titulo liguero. Después el desplazamiento a la Rosaleda para jugar contra el Málaga de Demichelis y Kameni (un campo que se les da bien a los blanquiazules). El tercer partido en casa contra una Real Sociedad que viene lanzada (precisamente tras ganar ayer por 0-2 al propio Málaga). Y para rematar, la visita al Bernabéu contra el líder de la liga. Un calendario exigente, pero no imposible.