Este Espanyol es otro y a buen seguro después de la victoria ante el Mallorca, la primera en casa de toda la temporada, aún lo será más. El fútbol es en muchas ocasiones un estado de ánimo y el del equipo de Abelardo es ahora muy diferente al que empezó la temporada con David Gallego y al que deambulo sin excesivo sentido con Pablo Machín.

Los números hablan por sí solos y el entrenador asturiano pulveriza los registros que obtuvieron sus predecesores en el banquillo. Abelardo ha obtenido 8 puntos de 15 posibles, no conoce la derrota en casa, donde se ha medido a rivales tan importantes como el propio FC Barcelona.

En este sentido cabe recordar que Gallego solo pudo sumar 5 puntos de 24 posibles y Pablo Machín 5 de 30 en juego. Los números dejan bien a las claras que la llegada de Abelardo y los fichajes de invierno le han cambiado por completo la cara al equipo, que además ahora se encuentra a tan solo 2 puntos de la salvación.