Desde hace días se venía rumoreando con la posibilidad de que Rubi abandonara el Espanyol este verano, desde Sevilla se aseguraba que el míster blanquiazul era deseado para cubrir la salida de Quique Setién, pero en Barcelona nadie daba crédito a las informaciones que llegaban desde la capital de Andalucía.

Hasta que este martes ha saltado la bomba y lo que parecía una “fake news” se ha convertido en una realidad. Los agentes de Rubi están negociando su fichajes por el Real Betis, lo que ha sentado como una bomba en el entorno perico, que a través de las redes sociales reparte culpas a diestro y siniestro. La sorpresa en la cúpula del club es morrocotuda y además existe cierta rabia, ya que se tuvo mucha paciencia con Rubi cuando atravesó la mala racha de partidos sin lograr la victoria.

Pase lo que pase Rubi no puede seguir en el banquillo del RCDE Stadium, estar negociando con otro club mientras tienes contrato no es de recibo, y además el Espanyol ya tiene experiencia en este tipo de casos, aunque no sea comparable lo sucedido con Quique, se le parece mucho y todos sabemos el resultado de aquello. Rubi estaría estudiando la oferta del Betis mientras se asegura que el Espanyol le habría ofrecido una mejora de contrato y otro año más de contrato, pero a estas alturas el futuro de Rubi en el banquillo del Espanyol está finiquitado.

La próxima temporada debe traernos un nuevo inquilino del banquillo del primer equipo, empezar el curso con un entrenador que estará en el punto de mira de la grada y que habrá perdido el aprecio de la plantilla sería una bomba de relojería duraría muy poco tiempo. Rubi no puede sentarse más en el banquillo del RCDE Stadium.