Ayer se hizo oficial la no continuidad de Andrés Prieto en el Espanyol, el que durante tres temporadas ha sido portero del filial pone fin a su periplo en blanquiazul, el guardameta alicantino se despidió del club y de la afición con esta emotiva carta:

Así es el fútbol: una bienvenida y una despedida constante. Hoy me toca decir adiós a mi gran familia perica y quiero aprovechar para dar las gracias a todas las personas que me han acompañado durante estas tres temporadas y me han enseñado a querer a este gran club. Gracias a Lluis Planagumà y su cuerpo técnico por darme la oportunidad de vestir estos colores, y, por supuesto, a todos los técnicos y ayudantes que he tenido en el club durante estas tres temporadas. Gracias a Quique Sánchez Flores y a su staff por darme la oportunidad de vivir la experiencia de entrenar con la plantilla profesional y ser uno más durante la temporada y gracias a Tomy N’Kono, Jesús Salvador y todo el área de porteros de la entidad. Gracias a todas las personas que trabajan en el club y lo hacen ser una familia. Y, por último, y lo más importante, me siento muy agradecido y orgulloso de haber podido formar parte de este gran grupo de personas y futbolistas. Una pequeña parte de mi corazón será por siempre blanquiazul.

Visca l’Espanyol!