Este lunes podemos leer una entrevista a Borja Iglesias en La Voz de Galicia donde el delantero afirma que trata de comportarse como cuando tenía 14 años, el delantero estrena hoy su primer campus, algo que le hace mucha ilusión.

El delantero ha sido muy querido siempre donde ha estado, solo hay que ver los ejemplos de Zaragoza y Barcelona, y explica los motivos de elegir tan bien su destino “mi familia, mis amigos y, sobre todo mis agentes, que saben de esto y en momentos puntales son capaces de serenarte, tienen mucho que ver. A lo mejor tú tienes unas aspiraciones que igual no se ajustan a tu realidad. O sí. No sé. Hay que jugar mucho con eso. Hay que aprovechar los buenos momentos. Es algo que siempre he tenido muy claro. Y, sobre todo, una de las cosas que no he dudado nunca es que cuando he tomado una decisión siempre he considerado que era la adecuada y la que yo quería. A partir de ahí, a luchar por ella y tratar de estar al mejor nivel posible para que todo fluyese mejor”, señala Borja Iglesias.

Durante la presentación de su campus uno de los niños le preguntó quien era su mejor amigo en el vestuario perico y el gallego habló en pasado, porque ya no está, se trata de Roberto, que jugará en el West Ham la próxima temporada, “vivimos en el mismo edificio, tenemos mucho trato tanto dentro como fuera del campo, y es una persona que me ha dado muchísimo. Me ha cuidado como si fuese un hermano pequeño para él. Por eso hablaba en pasado, por Roberto, porque es un tío especial para mí. Le tengo mucho cariño y le deseo lo mejor“, ha señalado el “panda”.