A pesar de la victoria en la pasada jornada ante el Cornellà, el equipo de David Gallego ha vuelto a caer derrotado y entra de nuevo en descenso a dos jornadas del final.

Este mediodía visitaban al Gavà. El equipo blanquiazul ha gozado de las mejores ocasiones, pero entre los palos y el portero local el Espanyol no ha logrado sumar nada. El fútbol ha vuelto a dar la espalda a un equipo tan joven como, a su vez, prometedor. Compite en 2a B, una división en la que es muy difícil que la calidad se imponga y donde la veteranía gana partidos.

Hoy Gallego ha podido contar con Marc Roca, Óscar Melendo y Marc Navarro: tres jugadores con ficha del filial, pero habituales en las convocatorias de Quique Sánchez Flores con el primer equipo. Pero su ayuda no ha sido suficiente para sumar tres puntos que son vitales para seguir con opciones de mantener la categoría.

El partido ha empezado con un Espanyol B muy dominador. Las ocasiones eran para los visitantes, pero quien abrió el marcador fue el Gavà, en el minuto 10. Lejos de darse por vencidos, el filial espanyolista siguió dominando y poniendo el fútbol y ocasiones. El premio llegó a la media hora de juego, cuando Marc Navarro engatilló desde la frontal.

Con las tablas de nuevo en el marcador, el partido ha entrado en una fase de pausa: el balón ha estado lejos de las áreas hasta el descanso.

Tras el parón, el Gavà ha salido más enchufado que el Espanyol, pero pronto los visitantes asumieron de nuevo el control del partido y a crear ocasiones. Fue un dominio en vano, ya que en el minuto 88 se dio el desenlace cruel: el Gavà hacía el 2 a 1 definitivo ante la impotencia perica.

La próxima jornada el Espanyol B recibe al Barça B, ya campeón de grupo. Un derbi que el Espanyol está obligado a ganar si quiere mantener la categoría, algo muy importante para el devenir de la cantera y de las generaciones que vienen por detrás pisando tan fuerte como esta.