Este domingo es protagonista en La Vanguardia  Joan Capdevila, portavoz deportivo del club, y persona que da la cara en las circunstancias más difíciles, ya lo hizo cuando salió a reafirmar a David Gallego en una situación complicada, y lo vuelve a hacer ahora para mandar un mensaje a la afición de cara a los partidos que vienen en casa.

“El jugador tiene que mostrar más de sí. Todos los que están en Primera tienen un don y tienen que sacarlo. Liberarse. El jugador ahora tiene una mochila difícil. Es el momento de la afición, se tiene que notar. Y cuando los jugadores se liberen se verá que la plantilla es mejor que lo que dice la clasificación. Debemos crear una atmósfera positiva“, afirma Capdevila.

Preguntado sobre Machín y la salida de David Gallego el portavoz blanquiazul ha visto un cambio de mentalidad en el equipo, “había que darle un nuevo rumbo después de que Gallego no tuviera fortuna. En el alto nivel los resultados no esperan a nadie. Ahora se está viendo un cambio de mentalidad, sólo faltan resultados, lo que pasa es que ves la clasificación y te cuesta respirar”, señala Capdevila.

El ahora portavoz perico tuvo una mala salida del Espanyol, cuando se fue al Atlético de Madrid, habla sobre ello y señala que, “quizás las formas no fueron las adecuadas. Me pillaron muy joven, asumo que no hice las cosas bien no porque quisiera, sino por falta de asesoramiento. Vengo de Tàrrega. No sabía que había representantes, ni cláusulas… ¡Cuando llegué a Barcelona pensaba que entraba a Nueva York de lo grande que era! Pero tampoco lo hice del todo mal. El club cobró 800 millones de pesetas y se pudo poner la primera piedra de la ciudad deportiva Dani Jarque. Y luego además vendieron a todos. Sergio al Dépor, De Lucas al Chelsea… ¡Hasta a Tamudo lo vendieron al Rangers! Luego tuvo que volver”, señala Capdevila, que después pudo volver al Espanyol y sacarse aquel mal sabor de boca.