El espanyolismo se ha despertado este domingo con una gran noticia, adelantada por los compañeros de SPORT, el club ha recibido el OK de Laliga para llevar a cabo una ampliación de capital de 50 millones de euros que colocará la deuda del club en unos 40 millones de euros, algo que servirá para tener un tope salarial mucho más elevado y para colocar al club en una situación económica saludable.

Todo ello ha sido confirmado por el vicepresidente del club, Carlos García Pont, en el Aplec de Penyes de Sant Sadurní d’Anoia donde ha lanzado un claro mensaje al mercado, “el club no se verá obligado a vender jugadores por razones económicas. Cláusula o nada, como dijo Rufete. Tendremos más posibilidades de las que teníamos antes. Afecta ya a la próxima temporada, la que empieza este mes de agosto”, ha manifestado Carlos García Pont.

El vicepresidente perico ha explicado la que será nueva situación económica de la entidad y el avance llevado a cabo con Chen Yansheng al frente del club, “unos 50 millones de la deuda que el club tiene con el grupo Rastar se consolidan y pasan a formar parte del capital de la empresa. Afecta a los intereses, porque Rastar es cotizado a cobrar intereses cuando hay una deuda; estos intereses ya no los pagaremos. no debemos devolver el capital porque ya no es deuda. El balance es diferente, quedará una deuda neta de 40 millones cuando en la primera auditoría que vi, hace tres años, era de 180 millones. Si vas a los bancos, verán más claramente que estamos comprometidos. También tiene un efecto en el límite salarial, el fair play financiero, no pasaremos a un máximo inimaginable pero estará dentro de un crecimiento que se espera del club”, ha explicado García Pont.