Querido Hugo me ha encantando y porque no decirlo, emocionado, ver tus lagrimas al acabar el partido. Un partido muy duro, muy bien trabajado por nuestro equipo, pero que una aplicación del reglamento tan estrambótica como disparatada ha estado a punto de impedir conseguir estos ansiados 3 puntos. Estoy seguro que en tu carta a los Reyes Magos había un apartado donde ponía que les pedías la permanencia en primera división. Y como tú, muchísimos pericos lo hemos pedido. Pensando que solo la magia de unos reyes podía conseguirlo.

Pero yo que ya soy muy viejo fui directo al grano. Y pedí un líder, una persona que tuviera los arrestos de saber vivir al margen del sentimentalismo sin dejar de ser sensible. Y ahora tengo muy claro que lo tenemos y se llama Abelardo. Me ha impresionado sus declaraciones. Donde en un partido donde tenía derecho a rozar la histeria, se ha mostrado alegre pero sereno. Donde nos ha explicado que tenemos jugadores para hacerlo tan bien como lo han hecho hoy. Pero recordándonos que estos chicos lo han pasado y lo están pasando muy mal. Y que él lo sabe. Igual que deben hacer tus padres cuando las cosas no te van bien, se preocupan pero mantienen la cabeza fría para ayudarte.

Desde esa serenidad que no es en ningún caso frialdad, podrá ver cada día, cada entreno que es lo que más nos conviene. Porque nuestros jugadores necesitan tener la sensación que su entrenador les facilita su trabajo para que crezca su rendimiento. Y es entonces cuando los planteamientos salen adelante. No es solo cuestión de hablarles de esfuerzo, de orgullo, de casta, eso está muy bien. Pero lo que hay que mostrar son que caminos llevan a la solución. Y creo que Pitu lo está consiguiendo. Pero todos absolutamente todos debemos saber que el camino que nos queda por recorrer sigue siendo muy duro. Pero como a nuestra mente quizás le cueste asumir una travesía tan larga, Pitu nos hará vivir que como hoy, solo hay un partido que importa que es el siguiente. Y ahora nos espera la Real Sociedad, vayamos preparándonos todos para esa nueva final.

Ahora que ya tenemos nuestro líder mimemoslo. Me gustaría que Abelardo tenga la sensación de que le ha tocado la lotería viniendo al Espanyol. No dejemos que nada ni nadie lo desgaste. Permitamos que ese espíritu tan fresco que nos ha traído se conserve jornada tras jornada, pase lo que nos pase. Su serenidad será nuestro pasaporte hacia el éxito. Tenemos que protegerlo.

Hugo te aseguro que eres seguidor de un equipo maravilloso. Donde se dan circunstancias irrepetibles en otro club del mundo. No se si sabes que entre los seguidores en Villarreal estaba Gallego con su hijo. Si, el entrenador que fue despedido, en la misma temporada resulta que va como un aficionado más a luchar por la permanencia. Demasiadas emociones para un perico, tus lagrimas Hugo, los tres puntos, Gallego en la grada. Nadie sabe que pasará al final pero ya te explicará tu padre y tu madre que en la vida es mucho más importante lo que vives en el recorrido que el resultado final.

De todo corazón Hugo, muchas gracias por ayudar con tus ánimo a nuestros jugadores, quizás sin tu ayuda no hubiera sido posible.

Recibe un beso muy fuerte de otro perico