Desastrosa primera mitad

El Espanyol de Quique Sánchez Flores saltó al césped de Mestalla con las ideas claras y con un equipo más conservador de lo habitual, debido a las bajas, al jugar con un solo punta, Gerard Moreno. La idea era jugar con la ansiedad y la necesidad de sumar que tenía el Valencia, pero la estrategia salio mal desde el pitido inicial, ya que el equipo se ahogó en su propio terreno de juego ante un Valencia que combinaba sin problemas. Fruto de la pasividad defensiva del Espanyol, fue la primera ocasión del partido en el minuto 5, una salida en falso de Diego López estuvo a punto de convertirse en el primer gol del partido tras el remate del canterano valencianista, Carlos Soler que David López sacó bajo palos.

El Espanyol no conseguía quitarse la presión del Valencia y el centro del campo no funcionaba, Jurado, Salva Sevilla y Javi Fuego, erráticos durante toda la primera mitad, no paraban de perder balones en la elaboración del juego y fruto de ello nació el gol local, una rápida combinación tras una pérdida en la frontal del área periquita. Nani recibió escorado y asistió a Montoya que batió al guardameta del Espanyol en el minuto 16.
Tras encajar el gol, el equipo adelantó líneas pero no conseguía llegar a la portería de un testimonial Diego Alves que no tuvo que intervenir hasta el minuto 36, cuando un centro pasado de Aaron cayó a los pies de Álvaro Vázquez que golpeó cruzado e hizo atajar al portero brasileño.
Un equipo sin alma, demasiada indolencia y carente de carácter para luchar por la victoria.

Con Melendo, mejoró la fluidez en ataque

La segunda parte empezó de un modo distinto a la primera y el Espanyol intentó llevar las riendas del partido y presionar al Valencia con las líneas más avanzadas. Quique dio entrada a Melendo por Álvaro Vázquez y el equipo empezó a combinar mejor, la cosa parecía que mejoraba. El Espanyol tenía mayor protagonismo en el partido, pero no hacia sufrir a un Valencia que esperaba para salir en velocidad arriba con Munir y Nani, muy activos en el partido, sobretodo el portugués.
Pasado el ecuador de la segunda mitad, un magistral lanzamiento de falta de Parejo, cogía a contrapié a Diego López, que tocaba lo justo para evitar el gol en primera instancia, pero que nada pudo hacer para repeler el posterior remate de Santi Mina que acabó anotando el segundo tanto valencianista en el minuto 73

Espejismo perico

Con 2-0 en el marcador, el Espanyol tiró de orgullo pero el partido estaba demasiado cuesta arriba. Gerard Moreno, era un islote en la punta de ataque y no pudo asociarse con los compañeros en ningún momento del partido. Pese a ello, un pase magistral de José Antonio Reyes entre líneas dejó al delantero en una posición privilegiada y cuando estaba encarando portería apareció Aderlan Santos para arrebatar el esférico y enviar a córner. Reyes lanzó desde la esquina y un gran remate de Gerard fue contestado con un paradón de Alves, el balón quedó en el área pequeña y David López aprovechó para recortar diferencias en el minuto 85 de juego. Un tanto que sirvió para eso, para creer en algo imposible de materializar, el empate fue eso, un espejismo.

Ficha técnica:

Valencia CF: Alves, Montoya, Santos (Súarez 89′), Garay, Gayà, Enzo, Parejo, Soler, Mina (Bakkali 93′), Nani, Munir (Cancelo 67′).

RCD Espanyol: Diego López; D. Reyes, David López, Oscar Duarte, Aarón; Fuego, Sevilla (Reyes 68′); Hernán, Jurado, Álvaro (Melendo 53′); y Gerard.

Árbitro: Sánchez Martínez mostró amarilla a los valencianistas; Diego Alves, Gayá, Carlos Soler, Parejo y Munir.

Goles: Montoya 17’ (1-0), Santi Mina 73’ (2-0) / David López 85’ (2-1)

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol