El Espanyol de la temporada que viene ya está en marcha. Se están ultimando las operaciones entorno a lo que ha sido el eje del equipo y la idea es hacerse con al menos otros cuatro jugadores de calidad. Es necesario reforzar el fondo de armario. El problema será entonces conseguir cuadrar los números para respetar el ‘fair play’ financiero.

El eje de la plantilla

El Espanyol sabe que el proyecto que tiene en mente debe construirse sobre una base sólida formada por futbolistas de calidad, que soporten al equipo sobre sus hombros. Esa función la han realizado este año Diego López, David López, Diego Reyes, Aarón Martín, Piatti y Gerard Moreno. El club ya ha avisado que ninguno se marchará a menos que lo marque su cláusula de rescisión.

Sin embargo, mejorar la plantilla tiene un precio. Como apunta L’Esportiu, muchos de los jugadores que firmaron el año pasado o que han renovado durante la temporada verán como su ficha se incrementa en su siguiente año. Javi Fuego, Pablo Piatti y Víctor Sánchez son alguno de ellos. Además, si se materializan los fichajes de los ‘Diegos‘ pasarán a ser propiedad total del club, junto con sus fichas.

El límite económico se convierte entonces en el gran problema del Espanyol. El equipo tiene que ser competitivo pero respetando el ‘fair play’ financiero.

Para que el equipo compita por Europa necesita hacerse con 4 o 5 jugadores de alto nivel. El límite salarial es un problema. Caicedo tiene la llave para sortearlo.

Incorporar jugadores de calidad

El objetivo de la temporada que viene para el Espanyol está claro: Europa. Lo han dicho los jugadores, el cuerpo técnico y hasta su presidente. Mister Chen ya avisó de que el año que viene quiere estar entre los 6 primeros. Para eso es necesario fichar a cuatro o cinco jugadores de primer nivel.

Se buscan futbolistas titulares con los que no se acusen las rotaciones o como en caso de este año, las lesiones. El ejemplo claro es lo sucedido con Leo Baptistao. El delantero titular se lesionó y ni Caicedo ni Álvaro Vázquez han dado la talla para suplirle. El cuerpo técnico no quieren que se repita el año que viene esta situación porque la próxima temporada se busca ir un paso más allá en el rendimiento del equipo.

La llave está en las salidas

Para poder realizar las incorporaciones y no sobrepasar el límite económico tocan liberar fichas. Víctor Álvarez, Salva Sevilla y Jose Antonio Reyes terminan contrato y no van a ser renovados. Por su parte buscarán una salida Rubén Duarte, que apunta al Alavés y Pape Diop y Roberto Jiménez. Los pericos tienen claro que no van a malvender a nadie, pero necesitan hacer hueco en la plantilla, aunque precisamente estos jugadores no tienen grandes fichas.

Sin embargo, el que tiene la clave del límite salarial es Caicedo. El delantero no ha tenido su mejor año en el Espanyol y ha estado apunto de salir en los dos últimos mercados. Además, es el jugador de la plantilla que tiene el sueldo más alto, ronda los 2 millones de euros. Su marcha podría ser decisiva para confeccionar la futura plantilla y tiene ‘novias’ en Francia y China.

Por último, queda saber qué ocurrirá con Álvaro Vázquez. No tiene la confianza del míster y gran parte de la temporada ha estado lesionado. Además, le quedan tres años de contrato. La idea, en principio, es ceder al delantero.

Quedan por delante 3 meses y medio frenéticos en los que el Espanyol va a tener que hacer muchos cambios en su plantilla. Y, además, a la problemática de fichar con garantías y por poco dinero, se suma la espada de Damocles del límite salarial.