Este mediodía se ha llevado a cabo la presentación de David Gallego como nuevo entrenador del primer equipo, se ha visto a un hombre feliz y totalmente convencido de llevar a cabo un gran trabajo, en una temporada que tal y como ha reconocido el propio míster se presenta muy exigente.

El de Suria ha querido comenzar su presentación agradeciendo a todas las personas que han confiado en él para este reto, “quiero agradecer públicamente a Chen y a la directiva de darme la posibilidad de liderar este proyecto. A mi familia, a mi mujer y a mis hijos. Esto es un sueño, pero no se acaba aquí porque quiero estar mucho tiempo. Quiero agradecer a todas las personas que se han cruzado en mi camino”, ha señalado Gallego.

El nuevo míster espanyolista se ha marcado como objetivo transmitir los valores pericos a la hinchada espanyolista, los cuales los ha resumido así, “el ADN perico es humildad, sufrimiento, compromiso, identidad, sentimiento. Esto al final requiere que seamos una familia“, ha sentenciado Gallego para marcar el objetivo de la temporada, “nos vamos a desvivir para conseguirlo sí o sí. La madre de nuestro proyecto. Nuestro objetivo es unirnos con la afición, somos muy fuertes y lo vamos a conseguir“, ha señalado el míster de la casa.

David Gallego ha querido destacar la exigencia de la próxima temporada donde el equipo va a competir en tres competiciones, el técnico no ha dudado en pedir ayuda a la afición espanyolista, “sé que es un año que con tres competiciones tendremos mucha exigencia. El esfuerzo de la plantilla deberá ser brutal. La afición deberá darse cuenta que este esfuerzo también es para ellos“, ha afirmado el míster perico.

Durante estos días jugadores como Víctor Sánchez y Diego López han apostado abiertamente por David Gallego para el banquillo del primer equipo, algo muy gratificante para el míster espanyolista, “es una gratificación. Son jugadores de mucho nivel y de mucho peso. Estar con ellos cinco partidos y que me vean preparado, con esto me vale“, ha señalado David Gallego.

David Gallego posa sonriente con la camiseta del Espanyol