El espanyolismo anda inquieto con el juego del equipo, o mejor dicho, con el poco juego exhibido por el equipo en los partidos de la previa de Europa League, y no les falta razón, el equipo no ha estado al nivel deseado, pero a estas alturas de la temporada hemos logrado el objetivo marcado e ineludible, estar en la fase de grupos de la competición europea, 12 años después, ahí es nada.

Y justo es añadir que se ha hecho con solvencia, que en el momento más complicado del proceso, que fue bajo mi punto de vista en la ida ante el Zorya, el equipo supo rearmarse del gol ucraniano y dejar prácticamente sentenciada la eliminatoria. Es evidente y palpable, así lo ha reconocido Gallego en la previa del choque ante el Granada, que a la plantilla le falta mucho para estar en su momento optimo.

David Gallego durante un partido de Europa League

Creo sinceramente que David Gallego se ha ganado con creces que le demos tiempo y confianza para llevar a cabo su trabajo, la inmensa mayoría pedíamos que fuera el quien sustituyera a Rubi y ahora debemos dejarle trabajar y darle un margen adecuado para valorar su trabajo. Básicamente porque hoy disputamos la jornada 3 de Liga, y por el momento la única derrota ha sido ante el Sevilla, equipo que ha gastado no sé cuantas veces más que nosotros en el mercado.

Estoy convencido que el equipo mejorara físicamente después del parón por selecciones, que tendrá tiempo de descansar y asimilar las ideas del nuevo míster, tengo confianza en el proyecto y en David Gallego una persona con las ideas claras, que va de frente y no tiene dobleces y que ha demostrado su buen hacer en el filial espanyolista. Tiempo y paciencia para un hombre de la casa, no es mucho pedir, creo.