David Gallego no quiere relajaciones. Exigirá el máximo a sus jugadores pese a la ventaja que el equipo atesora desde el partido de ida. Quiere hacer un buen partido y ganar también en Islandia. “El jugador que no tenga motivación e ilusión no tiene cabida en mi equipo. Quiero que todo el mundo esté ilusionado y motivado y con ganas de participar como en cualquier partido”, asegura.

El técnico tiene claro que el rival “es muy agresivo y presiona muy arriba, con un juego muy directo. Es un rival muy incómodo y preveo que se va a dar más esta situación que lo que se vio en el partido de ida”.

Reconoce que el césped artificial no tiene que ser un problema “porque tiene unas medidas correctas. Somos profesionales y nos hemos de adaptar a todo. Me preocupa mucho más lo que pueda hacer el rival que el césped artificial. Somos profesionales y nos hemos de adaptar. Quiero ganar el partido y ser mejores que el rival”.

El técnico recuerda que “los jugadores tienen que estar cómodos interpretando el juego y mirando por el equipo. El campo es lo de menos. Nos dedicamos a esto. El campo está en buenas condiciones. Eso no puede ser ninguna excusa. Lo único que me preocupa es lo que pueda proponer el rival y cómo lo hemos de afrontar nosotros”.