David López y Gerard Moreno son dos de los pilares del Espanyol esta temporada. Uno en ataque y el otro, reconvertido este año en defensa, se han convertido en indispensables para Quique Sánchez Flores y en dos de las piedras angulares del nuevo proyecto blanquiazul. Los grandes de Europa tienen en sus agendas a los canteranos.

Un año para enmarcar

Esta temporada el delantero suma ya 13 goles y está tan solo a uno de convertirse, junto a Tamudo, en el mejor anotador blanquiazul de los últimos 10 años. Gerard ha jugado todo lo que se le ha puesto por delante. Suma 3100 minutos en esta temporada y 4 asistencias. Tan solo se ha perdido un partido, el del Athletic de Bilbao en San Mamés y por acumulación de tarjetas.

David López y Gerard Moreno en un entrenamiento

En el caso de David es aún más llamativo su año. No por la falta de calidad sino porque ha jugado la mayor parte de la temporada en una posición que no es la suya, la de central. Y lo está haciendo a un nivel altísimo. Desde que fichó por el conjunto perico no se ha perdido ni un minuto. Ha jugado 34 partidos, 3.060 minutos, para hacer 3 goles, dar 2 asistencias y recuperar 206 balones. El máximo robabalones del equipo. Los dos partidos que se perdió fueron en las dos primeras jornadas de Liga porque aún no era perico.

Los dos son canteranos y están rozando el año perfecto. No sería de extrañar que este verano se interesaran por ellos los grandes equipos de Europa. Ya se relacionó a David con el Manchester hace unos meses. Sin embargo, su sentimiento perico es muy fuerte, y el proyecto que están confeccionando desde el club ilusionante. Seguro que ninguno se lo quiere quiere perder.

Son los jugadores más utilizados por Quique Sánchez Flores, por encima de Diego López. Los dos, canteranos, se vieron obligados a triunfar fuera antes de volver y consagrarse en el Espanol

La historia de Gerard

Nacido en Santa Perpètua de Mogoda, tiene 25 años, mide 1,77m y actualmente es el máximo goleador del Espanyol. Formado en las categorías inferiores blanquiazules se marchó al Villarreal a buscar fortuna en 2010. Tres años después se marchó al Mallorca para coger experiencia en el Mallorca. Allí anotó 11 goles. Al año siguiente, el Espanyol quiso que volviera a casa y el jugador presionó al Villareal para ver cumplido su sueño.

Gerard Moreno en su etapa en el Villarreal

En el verano del 2015 se concretó el fichaje. Los pericos pagaron por él, el 50% de sus derechos por 1,3 millones de euros. El acuerdo contemplaba una cláusula por la que el Espanyol estaba obligado a aceptar un traspaso si llegaba una propuesta de siete millones de euros o, en caso contrario, adquirir un 30% más de los derechos federativos por 2,1 millones de euros. En estos momentos, los pericos están negociando con el Villarreal para tener el 100% de los derechos sobre el jugador.

Durante su primera temporada como perico anotó 7 goles en 32 partidos, 19 de ellos como titular. En su segunda, la actual, es cuando el delantero ha explotado y se ha convertido en un referente para sus compañeros. Es el primero a la hora de defender y quiere por encima de todo, triunfar en el equipo de sus sueños.

Las vueltas de David López

Natural de Sant Cugat del Vallés su posición es la de centrocampista pero esta temporada se ha visto obligado a actuar como el central titular del equipo. Tiene 27 años, mide 1,85 m y este es el año en el que se ha consagrado con el primer equipo.

Comenzó su andadura en las categorías inferiores del Espanyol, pero en 2009 fue cedido al Terrassa. Al año siguiente volvió a la disciplina perica, directamente al primer equipo aunque casi no contó para el entrenador. Después de un año prácticamente en blanco probó suerte en 2ª B con el Leganés.

David López en su etapa en el Leganés

Sus méritos con los pepineros no fueron suficientes y volvió a ser cedido. Esta vez a un equipo de segunda, el Huesca. Esta vez sí, su buen año le permite ganarse un hueco en el primer equipo, pero tras dos temporadas vuelve a salir de la entidad. De la mano de Rafa Benítez pone rumbo a Italia, al Nápoles, en el verano de 2014.

Dos años curtiéndose fuera de las fronteras españolas le valieron para sacarse el billete de vuelta a Barcelona. La clausula que tiene actualmente es de 40 millones de euros por 4 años con opción a otro más. Su temporada como perico está siendo la mejor de su carrera, y parece que esta vez sí, su vuelta es definitiva.