Hace menos de un año que lo conozco, es una de esas personas que la pasión por el  Espanyol te pone en el camino y sin darte cuenta te acaba cautivando y te hace redoblar más si cabe el sentimiento perico, esa locura que a todos nos envuelve y nos hace irracionales en más de una ocasión. Hablo de Antonio Arumí. En menos de 365 días hemos vivido muchos momentos, muchas alegrías como la que disfrutamos juntos en la Cerámica de Villarreal, con aquellas gradas pobladas de pericos, todavía ahora esbozo una sonrisa cuando recuerdo que nos pegamos más de una hora buscando el coche por la ciudad amarilla.

Hemos también vivido momentos complicados, como en Pamplona, donde las lágrimas podían dibujarse en nuestros ojos viendo como nuestro amado Espanyol tenía muy mala pinta, pero bueno ya teníamos pensados desplazamientos por Mirando de Ebro, Gijón y demás campos apetecibles de la Segunda División, pero Antonio a quién vamos a engañar? Los dos en el fondo de nuestro pensamiento pensábamos, bueno pero si ganamos en casa y puntuamos en Getafe, todavía podemos, vamos el pensamiento de cualquier perico.

Hace más de un mes y medio que nos tienes en un sinvivir, pero sabemos que estás jugando cada partido dejándote el alma, poniéndolo todo, como solo tú sabes hacerlo. Hoy hemos recibido una gran noticia, con un mensaje muy sentido de Isabel, que emocionada nos contaba que ahora sí empiezan a llegar las buenas noticias, te confieso que se me han soltado las lágrimas, como a todos tus amigos de Voz Perica, que están deseando volver a verte, volver a leer esos mensajes cargados de análisis, pero sobre todo cargados de corazón, blanquiazul sin condiciones. Por cierto, tu Espanyol, como club está muy pendiente de ti, desde aquí quiero agradecérselo especialmente a Agustín Rodríguez, pronto lo podrás hacer tú en personas, pero es importante hacer saber que en este club hay gente buena, que a veces no valoramos suficiente.

Todo esta cerca de finalizar, descontamos segundo a segundo el momento de ver un mensaje o de volver a escuchar tu voz, perica, por supuesto. Por aquí seguimos enfrascados, los jugadores hoy han vuelto a la Dani Jarque a hacerse los tests, para según parece, volver a competir. Si te digo la verdad, poco nos importa, porque nuestro partido está en el verde donde tu estás jugando ahora, en la grada estamos todos, alentando cual Curva cualquiera, ganando palmo a palmo de césped junto a ti.

¡Vamos, Antonio! ¡Vamos, campeón!