El Panda es un animal totémico en la cultura china y el cerdo lo es en la nuestra. El próximo 5 de febrero empieza el Año Nuevo Chino: 2019 será El Año del Cerdo, un año que traerá fertilidad y buena fortuna para todos los signos del horóscopo chino.

Y como ya sabemos, ‘del cerdo se aprovecha todo’, y con la llegada del Año del Cerdo llega Wu Lei, un fichaje muy provechoso para todos. Y ya que se nos racanea la información, por la cláusula de confidencialidad suscrita con el club de procedencia, nos tomamos carta blanca para especular.

De la llegada de Wu Lei saco varias conclusiones. La primera, que Chen, como cualquier presidente del fútbol español, también ficha. Por mucho que Perarnau nos sorprendiera en la última Junta de Accionistas diciendo que “estaban rastreando el mercado chino”, tengo muchas dudas para imaginármelos viendo partidos de la Superliga china.

La segunda, que de momento el que más (y mejor) trabaja para Chen es el mismo Chen que se ha aplicado para lograr aquello que ha venido pregonando por tierra mar y aire: que para tener incidencia en el mercado chino hay que incorporar jugadores chinos. Un Chen que se debió llevar un disgusto al comprobar cómo era señalado por una parte de la afición el día del Madrid cuando había llegado a Barcelona con un fichaje de campanillas bajo el brazo. Una incorporación, la de Wu Lei, que se ha venido trabajando desde hace tiempo y para la que Chen ha tenido que trabajar a tres bandas: Laliga, el club de origen y el Espanyol.

Wu Lei durante su presentación como jugador del Espanyol

Las buenas relaciones de Chen con Tebas, con el que ha suscrito un acuerdo para promocionar Laliga en China, le han servido para desbloquear las restricciones que nos impedían fichar con un juego de manos puntual que habilita al Espanyol a utilizar un pago de la venta de Aarón para invertir en jugadores. Curiosamente, los dos millones de euros ‘liberados’ son la cantidad en la que tasa el fichaje de Wu Lei el Guangzhou Daily, un periódico de la zona donde está Rastar Group. Dos millones que, según el mismo rotativo, “es lo que se paga por un novato en la Superliga china”, como explica el periodista Àlex de Llano en su cuenta de Twitter.

El club de origen, el Shanghai SIPG ha facilitado su salida porque, sin duda, participa del futuro negocio que puede generar la llegada del Wu Lei al fútbol europeo. ¿Cómo?, aún no lo sabemos, pero tendrá que ver con los derechos de imagen o incluso se podría haber asegurado su regreso. Y la tercera pata, el Espanyol, incorpora al ‘bota de oro chino’ que, aún rebajando la categoría de la Superliga china en lo futbolístico al nivel de la Segunda División española (lo que es mucho rebajar), supondría que habríamos fichado al ‘Panda chino’. Es fácil pensar que el segundo mejor jugador chino no puede ser un tuercebotas. Y lo más importante, ‘fichamos’ lo más caro: el gol. Si el Espanyol siempre ha necesitado un goleador de más de 20 goles al año para dar un salto de calidad, podríamos tenerlo ya. Un jugador que, por cierto, cobraba unos 8 millones de euros en China, una cantidad que, por supuesto, el Espanyol no puede pagar. Pero también ahí actuará la ‘contabilidad creativa’ de Mr. Chen.

Como decía, del fichaje de Wu Lei se aprovecha todo, de entrada, la bolsa de China y los 84.000 accionistas de Rastar Group han saludado la jugada maestra de Chen con una importante subida del valor de las acciones de la empresa. Siempre dije que donde quiere rentabilizar Chen su compra del Espanyol es en China y ha dado un paso de gigante para lograrlo.

El Espanyol nació en 1900, lo que en el horóscopo chino significa que lo hizo bajo el signo de ‘la rata’. Y para los nacidos bajo ese signo, las predicciones del Año del Cerdo dicen que tendrá “una excelente oportunidad para reflexionar y deshacerse de todos los problemas que lo rodean y hacerse espacio para el inicio de su nueva vida. Este 2019 logrará organizar mejor su tiempo libre, su autoestima se fortalecerá y cambiará el rumbo de su vida”.

¡A ver si es verdad!

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol