Esta es una temporada de cambios en el Espanyol. A nivel de juego, de aspiraciones y de números. Son muchos los registros que se están quedando anticuados, entre ellos está también las tarjetas que ha visto el equipo. Desde la temporada 1994-1995 el equipo no había recibido tan pocas y eso ha facilitado la labor de Quique Sánchez Flores que casi no ha perdido efectivos por acumulación de tarjetas.

Los números en defensa

No es falta de intensidad es jugar con el reglamento. Los pericos son un equipo muy fuerte defensivamente. Quique ha conseguido formar un muro en defensa y eso no ha sido a base de faltas ni de tarjetas. Los pericos pueden ser duros, pero siempre dentro de los límites permitidos.

Esta sensación que transmiten en el campo también se ha visto reflejada en los números del equipo tal y como señala Marca. Los blanquiazules solo han visto 81 tarjetas amarillas y 2 rojas, y ninguna de las expulsiones fue de forma directa.

La última vez que el Espanyol hizo unos números tan buenos fue hace 12 años, durante la temporada 94-95. En aquella ocasión el equipo recibió 78 amonestaciones a estas alturas de la temporada.

Javi Fuego es el que más tarjetas ha visto, el que menos Jurado. Los dos únicos expulsados fueron por doble amarilla: Caicedo y el Fuego

Las expulsiones

Curiosamente el Espanyol es uno de los cuatro equipos de Primera División junto a Barça, Atlético de Madrid y Celta, que a falta de dos jornadas por disputarse no le han expulsado a ningún jugador de forma directa. Las únicas dos expulsiones que ha recibido han sido por doble amarilla.

El primer expulsado fue Caicedo, contra el Eibar en Cornellà. El segundo, Javi Fuego en Anoeta contra la Real Sociedad. Curiosamente, las dos fueron al principio de la temporada, durante las 9 primeras jornadas. Desde entonces, el Espanyol no ha terminado con 10 ningún partido.

El más amonestado y el más limpio

En el peculiar ránking dentro de la plantilla es Javi Fuego el que ha visto más veces la cartulina amarilla. Hasta en 10 ocasiones el árbitro le ha amonestado. Y es precisamente uno de los dos únicos jugadores del Espanyol que han sido expulsados esta temporada.

En el lado opuesto está Jurado. El medio ha visto tan solo una tarjeta amarilla en el campeonato, igual que José Antonio Reyes y Baptistao. Aunque ellos han jugado muchos menos minutos que el gaditano.