Era el año 2009, cuándo en el Camp Nou debutaba en el minuto 89 de la vuelta de los cuartos de final de Copa del Rey, un jovencísimo lateral de diecinueve años llamado Dídac Vilà; entraba sustituyendo a Sergio Sánchez y estaba llamado a ser el referente de la banda izquierda. En esa fría noche de Copa Dída Vilà debutaba en el primer equipo. Ahora, nueve años después y tras unas temporadas complicadas, Dídac está al máximo nivel en el Espanyol y el domingo cumplió 100 partidos con la elástica blanquiazul.

La carrera deportiva de Dídac no ha sido fácil; después de dos temporadas a un nivel muy alto, el Milán de Massimo Allegri vino a por el lateral de Mataró como si no hubiera otro en el mundo. Su paso por el Calcio fue inapreciable, ya que solo jugó un partido con el equipo rossonero, contra el Udinese en la Jornada 38.

Su primera temporada -media, llegó en enero- fue inapreciable, y Dídac volvió cedido al Espanyol para ser el gran protagonista de la banda izquierda perica. A partir de ahí. Una temporada en blanco en el Milán, un descenso con el Betis, una temporada en el frío Eibar y unos años en Grecia antes de volver al club de su corazón y el que es su casa, el Espanyol.

Llegó de la mano de Quique Sánchez Flores para ser el recambio de Aarón Martín, pero su trabajo y buen hacer le hicieron titular para el final de temporada sentando al internacional. Ahora con Rubí es indispensable y se ha convertido en un fijo del once de gala del míster, llegando a cumplir el pasado lunes ante el Athletic su partido número 100 con la camiseta del Espanyol -86 de Liga y 14 de Copa- con un balance de 42 victorias, 25 empates y 33 derrotas.

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol

Compartir