Corría el minuto 60 y el colegiado señalaba un penalti a favor del Barça, y ahí emergería la figura de Diego López, descomunal venciendo en el duelo de los once metros a Leo Messi para éxtasis de la grada del RCDE Stadium.

El guardameta gallego merecía un momento así, sin duda.