El Espanyol continúa con su concentración en Navata donde todos tienen en mente un objetivo, entrar en la fase de grupos de la Europa League, entorno a eso se trabaja día  día para poner la máquina a punto. Hoy en AS podemos leer una entrevista a una de las voces más autorizadas del vestuario perico, Diego López.

“Creo que el equipo está trabajando muy bien, conocemos un poquito al nuevo técnico y tratamos de adquirir rápido su metodología para llegar lo mejor posible al día 25“, ha señalado el meta gallego que de momento no tiene compañero en el primer equipo, “no necesito a nadie al lado para ser más o menos competitivo. Buscaré mi máximo nivel y estoy contento por cómo me encuentro. Creo que va a ser un año muy ilusionante. En teoría es mi último año aquí, pero intentaré que no sea el último“, afirma el gallego que tiene claro que, “estoy a gusto aquí, contento y me encuentro muy fuerte y voy a intentar demostrarlo en el campo. A partir de ahí, tendremos que decidir el club y yo. Ya tendremos tiempo“, afirma el de Paradela.

El guardameta perica también analiza la repentina marcha de Rubi al Betis, y reconoce lo mismo que sus compañeros, la sorpresa de su salida, “fue un poco extraño, pero el fútbol tiene estas cosas y suceden. Por suerte, había un entrenador en la casa con la calidad que tiene Gallego y pudieron confiar en él. Ahora tenemos a un gran entrenador con nosotros y eso minimiza mucho lo que fue el golpe“, señala Diego López que además se deshace en elogios hacía el nuevo míster, “confío mucho en él, he visto su trabajo con el filial. Pese a que descendió, su trabajo es muy bueno. Su metodología y forma de entender el fútbol creo que es el idóneo y le deseo suerte” sentencia Diego López.