De la firma del contrato al quirófano. Esa fue la hoja de ruta que siguió Diego López en el día de ayer. El portero ha firmado por 3 temporadas con el Espanyol y después fue intervenido con éxito de la bursitis de su rodilla derecha. Su compañero Hernán Pérez, también fue operado satisfactoriamente para extraerle una grapa.

La operación de bursitis

Desde el derbi de la primera vuelta Diego López ha estado arrastrando problemas en la rodilla derecha. El choque con Luis Suárez terminó derivando en una bursitis y la mejor opción para terminar con ella era la operación.

Ayer, por fin el meta fue sometido a una bursectomía y una limpieza quirúrgica de la rodilla derecha. El futbolista ha sido intervenido con éxito en el Hospital Quirón de Barcelona por el doctor Ramón Cugat, acompañado por el médico del primer equipo, Miguel Ángel García.

El portero pasará unos días en el hospital, para después continuar con “una pauta de inmovilización durante unos días”, ha informado el club. Durante el mes de junio hará trabajo de rehabilitación para llegar a la pretemporada en las mejores condiciones.

El meta tenía que someterse a una bursectomía mientras que el medio quería quitarse una grapa de una operación anterior. Las dos intervenciones fueron exitosas

Quitarse una grapa

Por su parte, Hernán Pérez ha sido operado con éxito de la extracción de una grapa insertada en su rodilla izquierda como consecuencia de una antigua operación a la que fue sometido hace diez años ha dicho el club.

El medio será hoy dado de alta y continuará en reposo durante los siguientes días, ya en su domicilio, hasta ser dado de alta. Tras ese tiempo, empezarán sus vacaciones y estará disponible para empezar la pretemporada.