Diego López ha participado este pasado martes en una conferencia telemática organizada por la Federación Gallega de Fútbol, donde también fueron protagonistas Vero Boquete, Borja Iglesias y Tere Abelleira. En la misma el guardameta del Espanyol alertó del alto riesgo de lesiones al que se exponen los futbolistas ante la posible vuelta de la competición.

“Es muy complicado poder retomar en un mes la competición. Habrá muchas lesiones, muchos problemas. Estar dos meses con el trabajo en casa, en un jardín, meterte en un campo de fútbol conlleva muchos riesgos. Solo pediría que se vele por nuestra seguridad, por controlar el estado físico de cada jugador y, si se puede, volver a jugar”, sentenció Diego López.

El gallego también reconoció que lo pasaron mal con los positivos por COVID-19 de sus compañeros, “desgraciadamente hemos tenido varios casos de compañeros y gente del cuerpo técnico, muy preocupados. Al principio la información que nos llegaba era incierta y hemos visto lo duro que ha sido, dramático para mucha gente que por desgracia ha fallecido. Nuestros compañeros por suerte están bien y se están reintegrando al trabajo“, afrima el portero espanyolista.

Respecto a la situación del equipo, Diego López, asegura que el obligado parón les ha venido bien para reflexionar y luchar las once finales que quedan para lograr el objetivo de continuar en Primera División “nos ha dado tiempo a valorar muchas cosas, a ver lo que ha pasado a nivel personal y colectivo. Quedan once finales, es un reto complicado, pero lo lucharemos hasta el final“, remacha el gallego.