El central mexicano Diego Reyes fue protagonista destacado en el pasado mercado de verano, cuando el Espanyol no pagó la opción de compra marcada por el Oporto, fue una de las grandes decepciones del mercado espanyolista.

Este verano en cambio el jugador es agente libre, una vez que ha finalizado su vinculación con el club portugués, donde esta pasada temporada ha tenido un escaso protagonismo, además una inoportuna lesión le dejó fuera del Mundial de Rusia, que hubiera sido a buen seguro un gran escaparate para el mexicano.

El área deportiva del Espanyol se mantiene vigilante, conocedores de que su fichaje no será nada sencillo, ya que son muchos los clubes que están interesados en el central mexicano, pero el Espanyol cuenta con la ventaja de que Diego Reyes estuvo muy bien en Barcelona y en el club, donde dejó grandes amigos.

El mercado es una carrera de fondo en la cual como decíamos antes el Espanyol se moverá con sigilo para buscar las mejores piezas para forma un puzzle potente para afrontar una temporada ilusionante. Diego Reyes es una de esas piezas, difícil, pero no imposible.