Tal día como hoy el espanyolismo vivía un día histórico que ha quedado grabado a fuego en la memoria de todos y cada uno de los que amamos la blanquiazul por encima de todo. Un 9 de junio del año 2007 los nuestros se presentaban en el Camp Nou y lo hacían enmudecer con un empate que dejaba al Barça sin título de Liga. Como no, el gran protagonista fue don Raúl Tamudo Montero, que batió a Víctor Valdés cuando en las gradas del eterno rival ya se celebraba el título.

Raúl Tamudo ejecutando el “Tamudazo”

Un partido inolvidable

Es imposible que podamos olvidar aquel derbi, es inolvidable el pase en profundidad de Iván De la Peña a Raúl Tamudo para que este abriera el marcador, un soberano golazo que hacía enmudecer el Camp Nou, desde un principio se sentía en el ambiente que aquel no iba a ser un derbi más. Lo que llegó después tampoco lo olvidaremos, es imposible olvidar como Messi marcaba un gol con la mano, y les dio por llamarlo “la mano de Dios”, es fácil adivinar que hubieran dicho si eso mismo lo hubiera hecho uno de los nuestros.

La herida por el Tamudazo sigue supurando entre la afición barcelonista

Lo mejor estaba por llegar….

El Barça había remontado y la fiesta se desataba en las gradas del Camp Nou, el título de Liga estaba muy cerca, además el Real Madrid caía en Zaragoza y todo se daba para que los azulgrana se alzarán con la Liga. Pero en el minuto 89 llegó un balón perfecto para Raúl Tamudo y este con la maestría habitual batía por bajo a Víctor Valdés, en ese justo momento el planeta blanquiazul tocaba la gloría, para ello sólo hacía falta ver las caras de los que poblaban las gradas del Camp Nou. Además el Real Madrid lograba el empate en Zaragoza y la Liga volaba definitivamente.

Jamás lo olvidaremos, jamás lo olvidarán

El espanyolismo jamás olvidará ese día, ese momento, es imposible que lo olvidemos, años y años de desprecios, de agravios, de faltas de respeto, salían a relucir a la memoria de todos los que amamos este escudo, se hacía justicia. Y ellos tampoco lo olvidarán jamás, el Tamudazo les hizo daño, mucho daño, y la herida a día de hoy todavía les supura. Y nosotros que nos alegramos de ello.