Derrota muy dolorosa del filial del RCD Espanyol de Barcelona que vio como volaban los tres puntos de la Ciudad Deportiva Dani Jarque en un partido marcado por la polémica arbitral.

La visita de los badaloneses se tradujo en un partido trabado y duro, donde los hombres de Gay fueron capaces de adelantarse gracias a la diana de Nico en el segundo tiempo, pero que, con diez jugadores por segunda semana seguida, los visitantes lograron darle la vuelta al marcador con un gol en tiempo añadido.

El Badalona probó sorprender a los pericos con una salida muy fuerte, presionando la zona de construcción espanyolista y montando ataques rápidos para visitar el área de Adri. Precisamente el portero blanquiazul fue fundamental para conservar el 0-0 en un remate de cabeza que tuvo que ir a buscar a la altura del travesaño. Poco después, una falta de entendimiento entre portero y defensa también puso en peligro el marcador, pero en este caso el larguero actuó para mantener el empate. Al otro lado del campo, Soni puso en alerta a Alex con una acción individual donde el delantero espanyolista se fue por fuerza y velocidad de sus defensores para concluir con un disparo a córner. Pasados los minutos de estos sustos, el partido entró en una fase turbia, con un juego trabado y poco fluido que la actuación arbitral tampoco terminó de desatascar. Sin embargo, los de Gay estuvieron muy cerca de irse al descanso con ventaja en el marcador en la última acción de juego, Moha se internó hasta la línea de fondo para asistir a Kevin Soni que no pudo acertar entre los tres palos en la acción más clara del primer tiempo.

Como si esta acción hubiera dado alas a los pericos, en la reanudación los de Gay salieron con energías renovadas y sometiendo badaloneses en su propio campo. Esto se tradujo en el apartado de ocasiones, donde la más clara fue para Nico que hizo volar a Alex para evitar el 1-0. Pero el gol no se hizo esperar mucho más. Kevin Soni ganó el salto con el portero visitante y, en segunda acción, el mismo Nico mandó el balón al fondo de la red. Desgraciadamente, la alegría del 1-0 duró poco y es que los de Gay se quedaron con 10 jugadores cuando Soni vio la segunda amarilla en una acción muy protestada que encendió los ánimos de la grada. Con un hombre más, los badaloneses se envalentonaron, hicieron un paso adelante y encontraron la recompensa con el gol de Valentín. El golpe fue duro, pero un cabezazo estuvo a punto de devolver la alegría al bando perico. Desgraciadamente, el injusto guión del partido aún guardaba una escena final con el 1-2 definitivo en tiempo añadido.