La semana que hemos dejado atrás ha sido dura, muy dura. Después de entrar en una dinámica positiva tras la llegada de Abelardo todo se estropeo en el Molineux Stadium, y teníamos claro que la abultada derrota de Inglaterra tendría consecuencias anímicas en el equipo en Pucela y así ha sido. Pero eso forma ya parte del pasado, hemos cerrado una semana aciaga, y ahora toca abrir otra, que a buen seguro será muy diferente.

En Voz Perica seguimos creyendo, llámennos locos si quieren, pero creemos ciegamente en lograr el objetivo de la salvación. Obviamente sabemos que la situación es complicada, muy complicada, pero sabemos del poder que tiene esta afición para revertir este tipo de situaciones, lo hemos vivido en infinidad de momentos y hemos salido adelante, juntos, y lo volveremos a hacer.

No es momento de reproches, tiempo habrá para pedir explicaciones por una temporada lamentable, no es momento de recriminar nada a los jugadores, ellos son los primeros que quieren darle la vuelta a esta situación. Es momento de llevar gente al estadio, de hacer del RCDE Stadium un fortín, allí está la salvación y si creamos el ambiente que solo nosotros sabemos crear el equipo volará, porque han demostrado que saben hacerlo.

Toca arremangarse, todos, y tirar del carro blanquiazul, encontraremos piedras en el camino, pero si todos tiramos con fuerza superaremos las adversidades, nadie cree en nosotros, todos nos dan por muertos y esa debe ser nuestra gasolina más potente, hemos nadado toda la vida contracorriente, y la historia nos pone delante una nueva cima en la que solo nosotros creemos en superarla.

¡Aquí no se rinde nadie, somos el Espanyol!