El pasado lunes escribíamos un editorial contundente en apoyo a Iñaki Williams, por los gritos racistas que tuvo que escuchar en el RCDE Stadium, pedíamos que se actuará con celeridad y se identificará a los energúmenos que llevaron a cabo tan vil acción. 48 horas después el club identificó a los 12 autores de tan lamentable acto, y se actuará contra ellos con toda contundencia.

Pero desde el domingo estamos viviendo un espectáculo bochornoso, alimentado por ciertos periodistas que siempre salen a la palestra para manchar el buen nombre de nuestro club y el de una afición intachable. Tratan de generalizar una acción que fue puntual, 12 energúmenos entre más de 27.000 espectadores, oigan no les da vergüenza seguir cargando con toda una afición?. Ya les respondemos nosotros, no les da, porque no tienen vergüenza.

No luchan contra el racismo, viven de la carnaza que produce. No informan, cargan sus filias y fobias contra un club, en este caso el Espanyol. Ninguno de ellos se ha preocupado por el socio perico apaleado en los aledaños del RCDE Stadium. Hasta el mismísimo presidente del Gobierno salió a mostrar su apoyo a Iñaki Williams, y no escribió ni una palabra del socio del Espanyol hospitalizado.

Enseguida corrieron ríos de tinta acusando a la CURVA RCDE de proferir esos gritos racistas contra el jugador del Athletic Club y resulta que ninguno de los identificados forma parte de la grada de animación. Pero eso a los de la carnaza les da igual, porque viven de esparcir la mierda, para hacer daño a una afición. Les molestamos? Ya les respondemos nosotros, si, les molestamos, pero tenemos una mala noticia para ustedes, vamos a seguir en pie, y más orgullosos que nunca.

Nuestro club actuó rápido, tiene identificados a 12 energúmenos que no nos representan, y que se tomarán medidas contra ellos. El Espanyol más no puede hacer, porque dentro de todos los colectivos hay indeseables, en todos sin excepción y de lo que se trata es de erradicarlos, y no de atacar a una hinchada ejemplar en el 99% de los casos.