Todos estamos de acuerdo que la semana esta siendo complicada en Cataluña, es una realidad que nadie puede esconder. A unos les habrá gustado más o menos la posición del club respecto al asunto de las sentencias, ya se ha comentado de forma sobrada, y poco se puede hacer ya al respecto. Para nosotros el comunicado fue un acierto, lo dijimos y lo mantenemos, pero entendemos que haya pericos que no lo compartan.

Lo que a buen seguro todos compartimos es que el domingo a las 16:00 horas tenemos que poner nuestro granito de arena para vencer al Villarreal de Gerard Moreno y empezar a construir juntos la nueva etapa de Pablo Machín, y sería bueno no despistarnos en exceso con asuntos que nada tienen que ver con el fútbol, porque señores y señoras en el RCDE Stadium no sobra nadie, piense como piense políticamente. O acaso nos parece poco trágico que en nuestro estadio semana tras semana sobre como mínimo 20.000 butacas?. Estamos de verdad para ir seleccionando gente? Lo estamos diciendo en serio?.

Todos y todas somos pericos, amamos el bendito escudo que todos llevamos grabado a fuego en el corazón, y durante 90 minutos debemos ser una sola voz que lleve en volandas a los nuestros hacía una victoria si no imprescindible, si muy muy necesaria. Dejémonos de historias que no se van a solucionar en un estadio de fútbol. Que cada uno cuando salga del estadio enarbole una rojigualda, una estelada o lo que diablos quiera, pero no nos destruyamos más, no nos hagamos más daño como club, porque todo empieza a ser irreparable.

No podemos ir avinagrados a ver a nuestro equipo, a lo que debe unirnos a todos, el Espanyol debe ser sinónimo de alegría, de pasión, de orgullo, la casa donde nadie sobra y todo el mundo es bienvenido, piense como diablos piensa, unámonos bajo un sentimiento blanco y azul, hagamos crecer al club, pongamos nuestro granito de arena para hacernos sentir orgullosos, cantemos a capela nuestro himno y demostremos al mundo que somos un club plural, donde pienses como pienses, siempre tendremos como nexo de unión nuestro bendito escudo que tiene a día de hoy 119 años de historia, por el amor de Dios, vamos a centrarnos y a celebrar goles como hermanos con independentistas, anarquistas, constitucionalistas y la madre que nos parió a todos.

Visca l’Espanyol!.