Vivimos en un mundo donde tan sólo se destaca lo negativo, es triste pero es una realidad. El fútbol tampoco vive ajeno a todo esto, cuando unos indeseables se meten en un coche en Bilbao y desembarcan en Barcelona para pegar a aficionados pericos, abre todas las noticias, aunque se cuente de una manera torticera.

Por eso, en Voz Perica, queremos destacar el señorío y el excelente trato que ayer recibió el Espanyol en el Ramón Sánchez Pizjuán. Se vivió un partido extraño, pero por encima de lo que sucedió en el césped hay que destacar, y no cansarse nunca de hacerlo, el comportamiento de la afición sevillista, que aplaudió a rabiar en el minuto 21 a nuestro eterno capitán, Dani Jarque, como los nuestros aplaudieron en el 16 al añorado Antonio Puerta.

Esto no abrirá ningún telediario, ni será portada de ningún diario, pero es lo más bonito del fútbol. Como lo es que durante todo el partido no hubiera un solo cántico contra el Espanyol y por supuesto tampoco de los pericos presentes contra el Sevilla. Un aplauso para ambas aficiones, por vivir con intensidad y pasión el fútbol, pero sabiendo que es eso, un partido de fútbol. Gracias sevillismo por no olvidar a nuestro eterno capitán, que desde el tercer anillo del RCDE Stadium nos está empujando para lograr la salvación, cuando la logremos, porque la vamos a lograr, miraremos al cielo, y te lo dedicaremos, capitán.