El equipo de David Gallego volvió a sucumbir este pasado domingo contra la Real Sociedad, y lo peor no es encajar una nueva derrota, lo más triste de ello es tener la sensación durante los 90 minutos del partido que los que defendían en el escudo del Espanyol sobre el césped no estaban dándolo todo.

Nosotros que somos meros espectadores podríamos tener la sensación equivocada, pero la verdad es que entre los que formamos Voz Perica era una opinión muy extendida. Era fácil comprobar como los jugadores de la Real Sociedad ganaban todos los balones divididos, como iban a la presión, mientras que los portadores de la camiseta blanquiazul no ganaban ni un balón dividido y cometían error tras error.

Nuestras dudas al finalizar el partido se convirtieron en triste realidad, Víctor Sánchez (uno de los que si se dejaron el alma en el campo) dejaba claro que el equipo había tenido una actitud irresponsable y reconoció que en intensidad los rivales les ganan en muchas ocasiones. Durísimas palabras. Pero luego llegaron las declaraciones de David López, y dijo exactamente lo mismo, que la Real Sociedad había entrado con un par de marchas más al partido, y que entendía el enfado de la afición.

Es intolerable e inasumible que un profesional no de el cien por cien en su trabajo, y oigan, no es la primera vez que escuchamos a esta plantilla este tipo de “disculpas”, estamos cansados y decimos ¡Basta!. Son profesionales del fútbol, y pueden ser capaces o no de dar un pase a dos metros, pero lo que no se negocia es el esfuerzo, la dedicación y los cojones sobre el césped. Y sí, Gallego también tendrá su parte de culpa, por supuesto, pero hay errores de algunos jugadores que no los puede arreglar un entrenador. Pónganse las pilas.