En Voz Perica llevábamos muchos días dándole vueltas a la situación que se vive en fútbol actual, vemos con soberana vergüenza como los dirigentes del deporte rey se lanza pullitas ante la opinión pública, con un denominador común: el dinero. Es indecente y mezquino hablar de jugar al fútbol en “pocos” días cuando más de 14.000 personas han perdido la vida en España, cuando sus cadáveres todavía están calientes.

Partimos de la base que entendemos que cada uno defienda su postura, pero las cosas se pueden hacer de mil maneras y sin que parezca una falta de respeto a los que tanto están sufriendo en sus carnes esta maldita pandemia llamada coronavirus. Ahora mismo nos interesa bien poco si el balón vuelve a rodar o no, nos inquieta el volver a recuperar nuestra vida, en volver a tener entre nosotros a los que hoy luchan, apretando muy fuerte los dientes contra el maldito COVID-19, y en lo último en lo que pensamos es en el fútbol.

Lo que no quiere decir que no nos importe el Espanyol en estos momentos, ni mucho menos, por ello dedicamos estos días a hacer entrevistas a nuestras peñas, a la buen gente perica, que tanto hace por el sentimiento espanyolista, a personajes destacados del espanyolismo y que todos viven con preocupación todo lo que está sucediendo a su alrededor, entre sus allegados.

Algunos mezquinos han empezado a hacer circular que al Espanyol le interesa no jugar más esta temporada para de esta manera salvar la categoría y ante eso nosotros decimos que si seguimos en Primera el próximo curso por este motivo, no tendremos nada que celebrar y seamos sinceros, si nos descienden, nos lo habremos merecido por la patética temporada que hemos hecho hasta la fecha. No hay más.

Les pedimos a los dirigentes de nuestro fútbol, que hablen y negocien lo que consideren oportuno para sus intereses económicos, pero que lo hagan con el debido respeto a las personas que tanto y tanto están sufriendo en estas duras semanas a causa de un virus que se va a llevar por delante, en su mayoría, a personas que entregaron lo mejor de su vida para que nosotros disfrutemos hoy del sinfín de privilegios que tenemos y que desconocíamos hasta el día de hoy. No es tan difícil.