El fútbol base del RCD Espanyol continúa cosechando éxitos. Después del campeonato conseguido por el Benjamín B, ayer le tocó el turno al Alevín A tras ganar 1-7 al Gimnàstica Manresa con cinco goles de Mballo, uno de Carlos Sánchez y el último gol fue en propia meta.

Un año para enmarcar

La temporada de los chicos de Xavi Corominas ha rozado la perfección y gracias a ello han conseguido el éxito. Los blanquiazules han ganado 27 partidos de los 28 que han jugado y tan solo les ha conseguido arrancar el empate el Argentona. O lo que es lo mismo, han logrado sumar 82 puntos de 84 posibles.

Quedan todavía dos jornadas por disputarse y en segundo lugar, a seis puntos, está el FC Barcelona. A los culés les tienen ganado el goal-average por lo que la celebración tras ganar ayer, estaba servida. Los pericos pueden además presumir de haber conseguido 154 goles, mientras que solo han encajado 24.

El entrenador, Xavi Corominas, ha sido claro tras la victoria: “nos hace mucha ilusión ganar porque es una alegría para los jugadores. Sabemos que lo importante es la formación, pero siempre es bonito ver recompensado el esfuerzo de una temporada con un título”, ha sentenciado.