Los valores y señorío de los que tanto hablan en el Camp Nou es un mero cuento que cada vez se creen menos personas. El Barça y su entorno alardea de unos valores que no poseen y además lo demuestran en cada ocasión que tienen oportunidad.

Mientras el Espanyol demostró ser un club señor y lamentó y deseo una pronta recuperación ante la grave lesión de Rafinha, jugador del FCBarcelona. En cambio los azulgranas han ignorada la grave lesión que padeció el pasado sábado Pablo Piatti y que le ha obligada a decir adiós a la temporada.

Unos sacan pecho de unos valores que jamás han conocido y otros los practican en cada ocasión que tienen, esa es la gran diferencia entre el Barça y el Espanyol.

Pablo Piatti en el momento de caer lesionado el pasado sábado

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol