El pesimismo empieza a apoderarse del beticismo sobre la llegada de Borja Iglesias, en el club verdiblanco daban por hecho que con el paso de los días el Espanyol iría aflojando en sus pretensiones de exigir el pago de la cláusula de rescisión del delantero gallego pero la realidad es bien diferente y los dirigentes pericos no se han movido un ápice, quieren el pago de la cláusula para dejar salir al “panda” del Espanyol.

Incluso a última hora de ayer se corría el rumor por Sevilla de que el Espanyol habría presentado una importante oferta de renovación a Borja Iglesias, que mejoraría en mucho sus emolumentos y que obviamente subiría mucho su cláusula de rescisión. Todos los escenarios están abiertos pero la realidad es que como ya dejó claro Rufete el pasado miércoles en el club perico están sentando muy mal las declaraciones de Rubi hablando abiertamente de un jugador que pertenece a todos los efectos al Espanyol.