No hace ni una semana que se ha cerrado el mercado de invierno donde el Espanyol ha tirado la casa por la ventana, haciendo lo nunca visto, pagando cláusulas de rescisión a diestro y siniestro, lo que jamás habíamos visto en nuestro club.

El dinero que no existía en verano de repente floreció, los tan cacareados problemas del límite salarial se esfumaron y dieron paso a la más absoluta bonanza financiera, todo para salir del pozo del descenso, era irremediablemente necesario reforzar el equipo, tras la desastrosa planificación deportiva del verano.

Pero hoy quería echar la vista atrás, y todo ello por una entrevista que ayer le hicieron los compañeros de Radio Marca a Quique Sánchez Flores, donde por cierto, el ex entrenador blanquiazul se mostró, por fin, conciliador con el Espanyol. El madrileño desveló que Jordi Lardín, ex director deportivo del club, apostó en su momento por el fichaje de Fede Valverde, este mediocentro que hoy es indiscutible en el Real Madrid.

Fede Valverde en un partido con el Real Madrid / Getty Images

Mucho se ha criticado a Lardín, que cayó cuando lo hizo Quique Sánchez Flores, pero nadie podrá discutirle nunca su buen ojo a la hora de ver grandes futbolistas cuando nadie, o muy pocos lo ven. Descubrió a Mario Hermoso, que generó importantes ganancias para las arcas pericas y lo vio con Fede Valverde, que se ha consolidado en el Real Madid de Zinedine Zidane.

Fichar a golpe de talonario como se ha hecho este mercado de invierno, es sencillo, incluso me atrevería a decir que no hace falta para ello director deportivo, pero ver futuro en jugadores como Mario Hermoso y Fede Valverde si tiene mérito y si es rentable el sueldo de un director deportivo, en este caso, el de Jordi Lardín.