La dirección deportiva del club afirmó con rotundidad que David Gallego había sido el elegido por merecimiento propio, cosa que nadie duda que haya sido así, pero también es cierto según informan hoy los compañeros de SPORT que en el contrato del nuevo míster perico existía una cláusula que en caso de no ser el elegido para sustituir a Rubi el club debería de haber pagado una indemnización a Gallego.

Dicha cláusula se introdujo en el contrato del míster perico una vez renovado y logrado el ascenso del equipo a la Tercera División, justo después también de que cogiera al equipo una vez sellada la destitución de Quique Sánchez Flores, durante aquellos últimos cinco partido de Liga donde el equipo hace un sprint final espectacular.

Nadie duda a estas alturas que el técnico de Suria ha llegado al banquillo del primer equipo por merecimientos propios, pero es bueno que la afición conozca toda la realidad.