Los hombres de David Gallego han tenido fiesta este pasado martes, tiempo para desconectar del mal inicio liguero y cargar pilas para afrontar unos días donde el equipo podrá trabajar en entrenamientos e ir asimilando de mejor manera la forma de jugar que quiere implementar el míster blanquiazul para esta temporada. Tras el parón de selecciones el equipo va a tener por delante un auténtico maratón de partidos, nada más y nada menos que cinco en quince días.

El primero de ellos en Liga contra la SD Eibar, el 15 de septiembre a las 12:00 horas, un partido importante para sumar puntos en el campeonato y mejorar las sensaciones como equipo. Al jueves siguiente llegará el debut europeo contra el Ferencvaros, los pericos sobre el papel son superiores a los húngaros pero habrá que demostrarlo.

El siguiente encuentro, ya de LaLiga, es frente a la Real Sociedad, en el RCDE Stadium. Después toca visitar al Celta de Vigo en Balaídos, en partido liguero entre semana y, finalmente, los catalanes cierran el mes de septiembre ante el Real Valladolid de Sergio González en casa.