Los poderes del destino pueden ser muy fuertes, y esto ha sucedido con el Espanyol B de José Aurelio Gay, que según el calendario sorteado iba a debutar en Liga contra el Reus Deportiu, pero los tarraconenses no han podido hacer frente a los pagos y han descendido de categoría, dejando un puesto vacante en la Segunda B.

Este puesto lo ha comprado el Andorra de Gerard Piqué, que jugará en la división de bronce del fútbol español y casualidades del destino debutará contra el Espanyol B, en la Dani Jarque.