El filial del RCD Espanyol ha cerrado una de las fases más duras del calendario y afronta una nueva con la ilusión de cambiar la dinámica de resultados y acierto. El equipo que dirige José Aurelio Gay recibe a otro filial, el Valencia Mestalla, un equipo con talento, como apunta el técnico blanquiazul, pero que se encuentra en la zona baja de la clasificación y necesita sumar para no complicarse la vida.

“Pienso que el juego no se ha resentido en los últimos partidos, pero si el acierto de cara a puerta. Hemos generado oportunidades tanto en Cornellà como en Castellón, pero nos han perjudicado diferentes aspectos: el balón parado, que es algo en lo que debemos seguir insistiendo, y el palo de haber fallado un penalti y en la siguiente acción recibir un gol que te hace perder el partido. Ha sido muy duro, pero este equipo lo supera todo y estoy convencido de que acabaremos con estas cuatro jornadas consecutivas sin ganar”, ha explicado el entrenador blanquiazul, José Aurelio Gay.