El filial del RCD Espanyol de Barcelona debutó con un gran triunfo frente al Andorra en el primer partido de la competición de Segunda División B. El equipo de José Aurelio Gay fue el claro dominador del juego y sometió a su rival, pero no fue hasta el segundo tiempo que el filial perico pudo estrenar el marcador gracias a la diana de Max y, poco después, desde los once metros Moha certificó el primer triunfo de la temporada.

Los primeros minutos sirvieron para que los dos equipos midieran fuerzas en unos primeros compases muy igualados. De hecho, fueron los andorranos los que intentaron poner una marcha más y sorprendieron con la primera ocasión del partido. Sidibe, el jugador más destacado por los visitantes, tiró de fuerza y velocidad para recorrer la banda derecha del ataque y plantarse ante Adri López, pero su disparo se marchó ajustado al palo. Poco a poco, con el paso de los minutos, la intensidad de los andorranos fue desapareciendo y fue el turno de los hombres de Gay. Los blanquiazules tomaron las riendas del partido, controlando el esférico y llegando con mucho peligro a la portería contraria. A los veinte minutos Max estrelló un balón al larguero tras una acción de Moha y Soria no pudo aprovechar el rechace por los pelos. El último cuarto de hora antes del descanso las ocasiones se fueron sucediendo una tras otra, entre ellas, un gol anulado y un cabezazo de Nacho que forzó a Nico Ratti a hacer una gran intervención para evitar que los blanquiazules se fueran al descanso con el 1-0.

Nico inauguró la segunda mitad con un disparo de falta en la frontal que se marchó por encima del larguero. El paso por los vestuarios no cortó la buena línea de juego y peligro de los de Gay que a los cinco minutos de la reanudación disfrutaron de una nueva ocasión cuando Víctor remontó la línea de fondo y encaró a Ratti. Las buenas sensaciones por fin encontraron recompensa y Max inauguró el registro goleador de la temporada haciendo el 1-0 tras una buena contra trenzada por todo el equipo. No hubo que esperar mucho para disfrutar de más goles en la Ciudad Deportiva Dani Jarque y Moha hizo subir el 2-0 desde el punto de penalti. Ni con esta renta favorable los espanyolistas levantaron el pie del acelerador y Max estuvo a punto de materializar el tercero, pero el marcador ya no se movió.