El Espanyol ha decidido defenderse. El individuo de la pistola ha realizado una entrevista al diario El Periódico. En ella asegura que los aficionados pericos se abalanzaron sobre él al celebrar el gol de Luis Suárez. Un portavoz del club ha confirmado las informaciones que se dieron en un primer momento: el hombre estaba detenido mucho antes del minuto 50 de partido.

La versión del club

Con todo el revuelo que ha suscitado la entrevista del ‘pistolero’ del derbi en Cornellà, el Espanyol ha salido al paso a través de uno de sus portavoces. La versión de los hechos que ha dado es la siguiente.

El club ha confirmado que el aficionado llevaba una pistola de fogueo y que los encargados de reducirle fueron dos mossos que en ese momento estaban fuera de servicio. Los policías, seguidores blanquiazules estaban por casualidad muy cerca de los acontecimientos.  “Los dos seguidores, al ver el arma, se lanzaron contra él, lo redujeron y lo entregaron a los servicios de seguridad del estadio”.

El Espanyol se defiende de las declaraciones del ‘pistolero’. Confirman que estaba borracho y detenido antes de que Luis Suárez marcara el primer gol  

Al mismo tiempo el club ha asegurado que “no hay seguidores violentos en Cornellà. El incidente se originó en la zona entre este seguidor y peñistas y socios del club”. Desde el Espanyol han querido recalcar que el hombre “iba completamente bebido y estuvo provocando desde mucho antes de que comenzara el partido lanzando proclamas barcelonistas e insultando a los pericos”.

Por su puesto, también han desmentido que los sucesos ocurriesen con el primer gol del Barcelona. “Cuando marcó Luis Suárez ya estaba detenido“. Por último han informado que se realizó el registro de la mochila pero que “no se puede cachear en las partes íntimas a los más de 30.000 espectadores que asisten a un partido como este”, reconoce el club.

Lo que dice el ‘pistolero’

José Manuel Pérez ha querido dar su propia versión de lo que pasó en una entrevista. Entre sus declaraciones más polémicas destaca sobre todo el por qué sucedió: “No puse en peligro a nadie, pero encañoné a seguidores del Espanyol porque me sentía amenazado tras el gol de Luis Suárez e hice uso del arma con dos disparos“. La entrevista completa se puede leer aquí.

El hombre, que ya está en libertad, será sancionado con al menos un año alejado del fútbol y de espectáculos deportivos. La sanción económica que le pondrán será la máxima posible, dependerá de lo que diga el informe de los mossos.