El Espanyol volvía a la Europa League después del revolcón al que le sometió el Wolverhampton hace justo una semana. La remontada era prácticamente un imposible, pero era de imperiosa necesidad recuperar las sensaciones que el equipo abandono justamente en Inglaterra. Abelardo dio entrada a algún titular caso de Darder y Calleri, además de David López, lógico ya que el de Sant Cugat no podrá jugar el domingo contra el Atlético de Madrid.

Los nuestros salieron presionando muy arriba al conjunto inglés, pero sin llevar excesivo peligro a la portería de Rui Patricio, apenas un disparo lejano del “Monito” Vargas, corría el 9 de partido. Al cuarto de hora de partido llegaría una buena jugada colectiva del equipo que remataba desde dentro del área Jonathan Calleri para adelantar al Espanyol, el RCDE Stadium gritaba ¡Si se puede! por aquel entonces.

El “Monito” Vargas volvió a ser titular / Getty Images

Poco duraría la alegría, en el 21 Adama Traoré marcaría el empate desde dentro del área, se esfumaba cualquier atisbo de posible remontada, disfrutaban los bulliciosos ingleses en las gradas del RCDE Stadium. Desde la igualada los visitantes se hicieron dueños del partido y se jugaba a lo que el Wolverhampton quería. Pasaron pocas cosas más en el primer tiempo, los nuestros dieron la cara, lástima que los ingleses pronto igualaron el marcador. Tiempo de descanso.

Tras la reanudación el Espanyol salió apretando como lo inicio en el inicio de partido, y en el 55 tuvo premio ya que a través de un penalti Calleri nos volvió a colocar en ventaja en el electrónico. Cinco minutos después Abelardo introduciría el primer cambio, dando entrada a Pol Lozano por un combativo Víctor Sánchez.

En el 66 de juego el míster asturiano volvía a mover el banquillo, dando entrada a Wu Lei por Darder, por entonces el partido había entrado en una fase bronca, y seguía dominado por el Espanyol. En el 73 llegaba el último cambio en clave blanquiazul, Pipa entraba en el lugar de Melendo.

A diez minutos del final los ingleses lograrían el empate, obra de Doherty remachando en el segundo palo un centro medido. El Wolverhampton nos hacía mucho daño con muy poco, lo que demuestra la fragilidad de este Espanyol. Pero los nuestros tirarían de coraje y en un último arreón Calleri volvió a ponernos por delante, redondeando una gran noche para el argentino, que lograba un hat trick.

El equipo de Abelardo decía adiós Europa, aunque para ser sinceros ya se despidió hace una semana en el Molineux Stadium. Toca centrarse en Laliga, y faena no nos va a faltar. Próxima estación: Atlético de Madrid, casi nada.