Llega un nuevo derbi catalán, uno de esos partidos que la afición espanyolista tiene señalados en rojo en el calendario, y además lo hace después de que Gerard Piqué haya logrado unir una vez más a la hinchada perica, algo que todos sabemos no es nada fácil, pero que las palabras altivas del central azulgrana lo han logrado.

Centrándonos en el choque no descubrimos nada si aseguramos la complicidad de ganar en casa del eterno rival, de hecho como hemos recordado durante la semana hemos hablado sobre los diez años que lleva el Espanyol sin ganar en el Camp Nou, lo que dice mucho de la dificultad que entraña el partido de esta tarde.

Además en las últimas visitas al feudo azulgrana acumulamos unos números lamentables ya que tenemos un 31-2 en cuanto a goles con el Barça en los últimos partidos en el Camp Nou, lo que demuestra la sangría que ha supuesto visitar a los culés en los últimos años.

Melendo celebrando el gol del Espanyol en la Copa de la temporada pasada

Rubi aseguró en la rueda de prensa previa al partido que el equipo había trabajado un plan para intentar ganar, y además reconoció que los jugadores creían en el mismo. Dejo entrever que el equipo será menos atrevido de lo habitual fuera de casa, ya que dejarle espacios a Messi, Suárez y compañía es una aventura letal.

El míster dejó entrever que Wu Lei podría no ser de la partida ya que arrastra una faringitis que le ha impedido preparar el partido al 100%, en cambio Sergio García está totalmente recuperado y podría salir de inicio en el Camp Nou, aunque Rubi reconoció que no estaba preparado todavía para disputar los 90 minutos.

La hinchada perica espera un equipo aguerrido que sea capaz de competirle el partido al Barça, que no regale ningún balón dividido y que ejerza hasta el límite del reglamento, ver otra cosa sobre el césped del feudo azulgrana sería una nueva decepción para una afición necesitada de alegrías ante otra temporada sin objetivos ambiciosos.

Recibe las noticias de Voz Perica sobre el RCD Espanyol