El objetivo es conseguir 20 puntos para que el Espanyol esté en Europa. Y solo quedan 10 partidos. Por lo tanto hay que ganar 6 partidos, empatar 2 y no perder contra un rival directo como es el Athletic de Bilbao. Todo una machada para los jugadores de Quique Sánchez Flores.

De esta manera estaría casi asegurada el pase a Europa del RCD Espanyol.

Alberto Martínez del diario AS ha realizado un interesante análisis de los 10 partidos que quedan por disputar. Por su interés Voz Perica lo reproduce en su integridad:

Espanyol-Betis (31 de marzo)

La primera piedra en el camino es el Betis. Un partido peligroso para el Espanyol. Tanto Diego Reyes como Hernán Pérez y Felipe Caicedo llegarán a esta cita sin entrenamientos con el equipo perico. El conjunto de Víctor Sánchez del Amo está mejorando fuera de casa. Acumula una victoria (Málaga, 1-2), un empate (Deportivo, 1-1) y una derrota por la mínima (Real Madrid, 2-1) en sus últimas tres salidas. A dos victorias de sellar la permanencia, los béticos se han quitado presión y han puesto contra las cuerdas a los grandes.

Athletic-Espanyol (4 de abril)

Todo lo que sea sumar es una doble victoria para el Espanyol. El Athletic es el segundo mejor local, igualado con el Barça: ha logrado 33 de los 44 puntos en casa. No obstante, los partidos en San Mamés acostumbran a ser de resultado corto (35 goles a favor y 32 en contra este curso el conjunto vasco). Planea el futuro de Ernesto Valverde, quien probablemente no renueve, lo que pondrá fin a una excelente época en el club bilbaíno. Los leones tienen más presión.

Espanyol-Alavés (8 de abril)

La revelación del curso es el Alavés, visitante incómodos. Si el Espanyol ganó 0-1 en Mendizorroza, los de Pellegrino son un calco de los de Quique: llevan 21 puntos  fuera y son un alarde de efectividad (29 goles a favor). El equipo perico estaría ante la oportunidad de quitarse un rival. Los vitorianos vendrían de jugar en el Bernabéu y ante el ya sentenciado Osasuna.

Leganés-Espanyol (16 de abril)

La visita a Leganés debe demostrar que este Espanyol ha dejado de ser el equipo aspirina. Los madrileños, que acumulan tres partidos sin perder, se han blindado en las últimas jornadas y necesitan al menos tres victorias para lograr la salvación. Son el segundo peor local del curso, con solo 14 puntos, aunque reciben solo 17 goles. De los diez partidos que le quedan, ocho son ante los 11 primeros.

Atlético-Espanyol (22 de abril)

Después de que el Atlético juegue la vuelta de cuartos de final de Champions ante el Leicester, acudirá a Cornellà-El Prat, eufórico o triste. Un resultado que puede condicionar su rendimiento en el estadio blanquiazul. Los de Simeone ya saben lo que es perder en el feudo perico, y los de Quique ya fueron capaces de anular en la primera vuelta al Atlético. Un buen escenario para hincarle el diente, incluso ya con Leo Baptistao (si todo surge según lo previsto) sobre el césped.

Sporting-Espanyol (26 de abril)

A falta de cinco jornadas para el final, el Espanyol acude a Gijón. Uno de los últimos cartuchos de los de Rubi, extécnico del filial perico, para salvarse. Aunque vulnerables en defensa (son el equipo que más goles recibe en casa, 31), la victoria ante el Granada les ha devuelto a la lucha por la salvación. El Espanyol puede acudir a El Molinón con una fuerte presión ambiental, aunque no sería la primera vez que logra la victoria en un contexto idéntico (2-4 el curso anterior).

Espanyol-Barcelona (30 de abril)

Después de haber resuelto la eliminatoria ante la Juventus, con lo que pueda suponer el marcador final, y de haber acudido al Bernabéu y saber cuáles son las opciones reales de ganar la Liga, el derbi llega al RCDE Stadium. Un partido de alto voltaje, una oportunidad para el conjunto de Quique, después de no llevar el conjunto blanquiazul desde 2007 sin ganar en casa a su eterno rival. El calendario puede marcar ese duelo.

Deportivo-Espanyol (7 de mayo)

Después del efecto Pepe Mel, el Deportivo ha escapado de la zona baja aunque aún no ha certificado su salvación. Si el equipo gallego mantiene el crecimiento, puede llegar el Espanyol a Riazor para medirse a un Depor salvado. Entre la nada y la necesidad dirimirá el encuentro. Los coruñeses juegan en casa a resultados muy cortos.

Espanyol-Valencia (14 de mayo)

El Espanyol recibe al Valencia en la penúltima jornada. Un rival de calidad que llegará sin objetivos si es capaz de ganar un par de partidos más en este tramo. Ha mejorado el conjunto ché con Voro, que ya ganó al conjunto perico en la primera vuelta, pero si los visitantes llegan ya salvados, se estará hablando en la capital del Turia más del próximo proyecto y del nuevo entrenador que del partido ante el conjunto de Quique Sánchez Flores.

Granada-Espanyol (21 de mayo)

“Tenemos que llegar a los 36 puntos para salvarnos”, dijo esta semana en AS Lucas Alcaraz, técnico del Granada. Los andaluces deberían ganar seis de los diez partidos que le quedan para alcanzar esa cifra. Podrían llegar a la última jornada ya descendidos o jugársela, y el Espanyol es su rival. Nuevamente la necesidad del equipo nazarí puede suponer que el equipo de Quique tenga un cierra de Liga más o menos plácido.