Muchos aficionados pericos se llevaron un buen susto el pasada sábado por culpa del aficionado culé que se coló con una pistola de fogueo. Desde el Espanyol, como cada vez que ocurre algún incidente tras un partido, se reunirán para evaluar qué ha sucedido y cómo poder evitar que suceda otra vez.

Podía ocurrir en cualquier estadio

No se trata de una reunión excepcional, es una práctica habitual que realiza el Espanyol cuando sucede un imprevisto durante un partido. Lo ocurrido el pasado sábado en el derbi es anómalo, excepcional y despierta cierto temor entre los aficionados. Pero igual que sucedió en Cornellà, pudo haber ocurrido en cualquier otro sitio.

El acceso a un estadio de fútbol no es como ir al aeropuerto o a un partido en EEUU. Allí sí tienes que pasar por un detector de metales y presentarte dos o tres horas antes del encuentro. Ir al fútbol, en España, no.

La diferencia entre las medidas que se tomaron en el RCDE Stadium de las que existen en cualquier otro estadio de la competición son prácticamente ninguna. Se realizaron un control de las bolsas o maletas a todas las personas que accedieron al estadio y se cacheó a algunos aficionados. Igual que se hace en otros eventos de esta índole.

Lo ocurrido en el RCDE Stadium podría haber pasado en cualquier estadio. No esperan sanción por ello, sí podría haberla por los cánticos contra Piqué

Sanción para el ‘pistolero’ no para el club

El individuo protagonista de estos hechos, un hombre de entre 30 y 35 años, ha pasado a disposición judicial. Se espera que la multa administrativa a la que se enfrente sea de entre 60.000 y 120.000 euros por delitos de orden público en un evento deportivo.

En el seno perico no esperan que al club se les aplique ningún tipo de sanción. Lo ocurrido fue un hecho aislado y puede suceder en otros recintos deportivos.

No por la pistola, sí por los cánticos

Por lo que sí espera el Espanyol que se le pueda sancionar es por los cánticos que se pudieron escuchar durante el encuentro. El centro de las iras fue Gerard Piqué y su pareja, Shakira. No obstante el club deja clara que esos cánticos fueron mínimos.

Esta no sería la primera vez que los cánticos contra el central azulgrana le salen caros al Espanyol. En 2016, durante un encuentro de Copa, Antiviolencia puso una multa de 24.000 euros. Aunque en aquella ocasión los gritos fueron acompañados de una serie de pancartas.