Hace aproximadamente un mes que José María Durán llegaba al Espanyol para ejercer de director general, las áreas que antes ocupaban Roger Guasch en la dirección general corporativo y Óscar Perarnau en la deportiva se unían bajo la batuta del ex director general del Getafe, perico de pro, por cierto.

El nuevo ejecutivo espanyolista tiene muy claro que el club tiene un potente patrimonio social, que hay que seguir cuidando y potenciando, pero considera imprescindible que vaya acompañando de un patrimonio deportivo potente, algo que ha quedado ya en este pasado mercado de invierno, donde el club ha llevado a cabo una potente apuesta para reforzar el el equipo y alcanzar la salvación.

Como es obvio todas las áreas del club trabajan ahora al unisono para lograr el objetivo de salvar al equipo, es el objetivo prioritario ahora mismo, como por otra parte es lógico. Lo que no quita que se pongan las luces largas y se haya convencido a Chen Yansheng de que se debe invertir en el campo. El nuevo director general tiene claro que en el club hay talento y se debe potenciar el fútbol base para su plena optimización.

El área deportiva tiene asumido que en verano tendrá una plantilla saneada y el club estará en disposición de acudir fuerte al mercado, cabe recordar que hasta 11 jugadores acaban contrato el próximo 30 de junio. José María Durán pone en valor el trabajo de Óscar Perarnau, que ahora mismo aspectos personales y de entorno de los nuevos fichajes, se destaca mucho su aportación en este mercado de invierno pasado.

En cuanto al fútbol femenino el nuevo director general está convencido de seguir invirtiendo y se busca un responsable, una cara visible que ponga orden en toda la sección.

Por último José María Durán llega del Getafe, donde consiguió grandes metas, basta ver las buenas temporadas consecutivas que llevan los madrileños, pero tiene claro que son proyectos distintos, con peculiaridades cada uno de ellos y habrá cosas que de alguna manera se puedan implementar en el Espanyol, y otra no.