Con la llegada de Chen Yansheng al club las cosas han cambiado mucho en el Espanyol, es una evidencia palpable, hemos pasado de ser un club vendedor a plantarnos ante clubes como el Atlético de Madrid y exigirles el pago íntegro de la cláusula de rescisión de un jugador. El Espanyol está a punto de cerrar otro ejercicio económico con números positivos, y todo ello sin la necesidad de hacer salir a sus mejores jugadores a precio de “saldo”.

Según las cuentas que maneja el club, se debía cerrar el año con una ventas que rondarían los 19,25 millones de euros y si todo sigue su curso ya estarían completada de sobras esa cifra con los traspasos realizados hasta la fecha y con la previsión de dinero que entrara con terceras operaciones, como la venta de Jordán del Eibar al Sevilla. Además cabe recordar que en el mes de enero Baptistao fue traspasado por seis millones de euros y que el Mainz alemán compro definitivamente a Aarón Martín.

Con todo ello el Espanyol cerrará el curso el próximo domingo 30 de junio con un superávit superior a los dos millones de euros. Algo impensable no hace tanto tiempo.